Remberto y Cancún

en Noticias/Política/Reportajes

En conferencia de prensa el edil de Cancún, Remberto Estrada dice que no quiere relegirse pues “Mi lugar está aquí, sirviendo a todos ustedes (cancunenses), cumpliendo los objetivos del Plan Estatal de Desarrollo”.
Lo cierto es que Remberto ha fallado en todo. Sin una preparación política ni tampoco como funcionario, el júnior consentido de Jorge Emilio González Martínez le dice que no a la alcaldía de Benito Juárez.

Durante su gestión se han registrado más de 300 homicidios relacionados con el crimen organizado. Remberto ha cambiado tres veces a su director de Seguridad Pública. No ha cumplido ninguna de las promesas de campaña que prometió. El sindicato de basureros no lo puede ni ver. Las playas en Cancún presentan cada año problemas de erosión y contaminación sin que haya habido un programa durante su gestión para combatir el problema. Las cámaras de comercio, de hotelereos, de restauranteros tienen serias diferencias con él.
Y es que el edil de Cancún ha preferido pasear en Yate, mientras en la ciudad un grupo de sicarios baleaban la fiscalía de Cancún y generaban el caos.

Remberto Estrada llegó al poder bajo el lema de campaña “hacer de Cancún, una ciudad de 10”, pero ha quedado muy lejos de ello. Los asaltos a transeúntes, negocios o instituciones bancarias y balaceras son cada vez más recurrentes en Cancún y lo que nunca se había visto: ataques a la fiscalía, atentados y homicidios de policías.

No cuenta con el apoyo ciudadano

Al recorrer las colonias de Cancún se escuchan las historias de horror. Ciudadanos se encuentran aterrados por el crimen organizado que ha crecido en sus colonias y calles. Dicen que no han encontrado a nadie que los escuche en el gobierno municipal de Estrada Barba. Nadie que escuche la violencia que prevalece en gran parte de la ciudad.
Eduardo Pacho Gallegos, líder municipal del Partido Acción Nacional ha declarado en días anteriores: “El alcalde (Remberto Estrada), en lugar de pensar en reelegirse, debe ponerse a trabajar y encargarse de lo que realmente importa que es cuidar de los ciudadanos. Lo que piensa la gente es que el alcalde y su gente están más preocupados en otras cosas, en su futuro político, que en atender el tema de la inseguridad”.

Pero el alcalde de Benito Juárez tiene otra percepción, hace unos días declaró que “Cancún es una ciudad que ha crecido demasiado rápido y es por ello que presenta problemas de inseguridad. Para enfrentar esta situación se trabaja todos los días, conscientes también que revertir el panorama de violencia e inseguridad no se puede lograr ‘de un día para otro e incluso puede tomar varios meses, ‘hasta años en solucionarlos’”.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENPIVE) 2016, que realiza el INEGI, indicó que 6 de cada 10 mexicanos percibe la inseguridad y la delincuencia como los problemas más importantes del Estado. En el Cancún las cifras son muy contundentes: 69.9% de los habitantes dejaron de usar joyas y 52.7% dejaron de llevar dinero en efectivo. 36.3% ya no sale a caminar, 33.4%, no toma taxi y 31.7% ya no porta tarjetas de crédito. 28.2% ya no visita a parientes o amigos, 20.8% ya no salen a comer, 24.4% dejó de ir al cine y 52.5% no sale por las noches.

Cancún no puede esperar “años para una solución”

A Cancún lo han dejado morir, el abandono casi total al mantenimiento de la infraestructura de seguridad durante el sexenio de Roberto Borge y esa continuidad de ineficacia en la alcaldía de Remberto Estrada es parte de la clave del problema. Los millones de pesos que por parte de la federación fueron entregados no se usaron de forma eficaz.
Al entrar Remberto a la alcaldía de Cancún, no se contaba ni con dinero para la gasolina de las patrullas, ni equipamiento para los policías, ni papelería. La corrupción permea a todos los niveles de la policía y cuyas consecuencias suelen traducirse en impunidad para quienes delinquen, como lo vimos recientemente en un vídeo que circuló por las redes dónde un par de policías despojan de sus pertenencias a un ciudadano. A esto hay que sumar que el crimen organizado y cárteles de la droga se infiltran en las corporaciones policiacas y que por parte del gobierno de Remberto Estrada no ha habido ni una purga ni una solución, por lo tanto la delincuencia organizada siembra el terror y ejerce el control. Ante tal vacío de poder, los Cárteles se están disputando Cancún. Ante el descontrol de éstos y la inoperancia de las autoridades, los habitantes y turistas de la ciudad han cambiado de hábitos. recrudeció la sensación de inseguridad en la ciudad y cambió los hábitos de residentes y turistas por miedo a ser víctimas de algún delito o de verse inmiscuidos en hechos violentos.

En 2016 el gobierno de Quintana Roo de Carlos Joaquín González pidió a la casa consultora en temas de seguridad Lantia Consultores un diagnóstico en materia de seguridad pública y gobernabilidad que arrojó los siguientes resultados: Hay presencia de cárteles, células y bandas criminales locales, particularmente en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad. Ubicados son el Cártel del Pacífico y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que operan en Cancún y en Chetumal; sus células se movilizan en otros municipios. “El Cártel del Golfo y Los Zetas no tienen una estructura clara y se hallan diseminados en distintas células criminales afines y en ocasiones antagónicas, como en el caso de Tamaulipas. En Quintana Roo se registran dos grupos vinculados con estas organizaciones: Los Sureños, relacionados con Los Zetas, y Los Pelones, célula afín al Cártel del Golfo”, indica el análisis.

En 2017, después del ataque del crimen organizado a la Fiscalía de Cancún, oficiales del Ejército Mexicano indicaron se puede hablar de la existencia del llamado Cártel de Cancún, compuesto por desertores de otros cárteles que se dedican principalmente al tráfico de mercancías, personas, piratería, comercio informal y narcomenudeo.

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Lo último de Noticias

Ir Arriba