Crisis política del PAN | Los dirigentes estatales del PAN llevan años en el cargo y se reeligen y se reeligen, solo han hecho negocio: Mario Rivero Leal

en Noticias/Sociedad

Entrevista |

Por Abraham Gorostieta

Cancún, Quintana Roo.- Mario Rivero Leal es un político de convicciones y nunca alejado de la polémica. Militante, miembro y figura destacada del Partido Acción Nacional en Quintana Roo desde 2001, cuando se afilia formalmente al partido. En entrevista, nos contesta si la crisis política del Partido Acción Nacional tiene luz al final del túnel o sí estamos viviendo los últimos estertores de un partido moribundo.

Chetumaleño, nació en 1970 cuando Quintana Roo era un estado virgen en todo sentido y el mandamás en la silla presidencial era Luis Echeverría. A los siete años el niño Rivero Leal vio como lloraba un presidente, que decía “defender a México como un perro”, pero que se dejó consentir por el sistema corrupto del gobierno que encabezó y uno de sus mejores amigos, el temible comandante Durazo, le regaló una casa en la Colina del Perro, así no más.

Ingeniero eléctrico graduado en el Tecnológico de Morelia, Michoacán, hizo una Maestría en la misma universidad y el mismo estado y allí vivió su primer encuentro con la política y con el partido que lo identifica. Vivió de cerca la campaña de Felipe Calderón Hinojosa, en ese entonces aspirante a gobernador.

En 1997 regresa a Quintana Roo y participa como simpatizante de Acción Nacional, sin embargo, en 1999 se entrega de lleno a la candidatura gubernamental de Francisco López Mena, quien fue derrotado por Joaquín Hendricks.

En ese entonces el PAN no tenía candidatos con presencia en Quintana Roo y había que generar militantes, que salir a las calles, hacer trabajo político en las calles, en las colonias, casa por casa. Había que construir estructura. Y el hartazgo de la gente al PRI hizo que el milagro de la alternancia llegará al fin a México. Vicente Fox ganaba la presidencia y con ello, el PAN en todo el país tuvo un nuevo aire y en Quintana Roo, los panistas fueron entusiastas.

Del triunfo de Vicente Fox en el año 2000, el PAN en Quintana Roo tardó 16 años de arrebatarle el poder al PRI, “y cuando llegamos al gobierno las malas prácticas de los panistas, los excesos y la corrupción hicieron que dilapidáramos la confianza ciudadana, todo en menos de tres años”, dice Rivero Leal con un aire de queja en su interior.

Agandallarse al PAN

¿El PAN en Quintana Roo está en crisis política y de cuadros?, se le pregunta a Mario Rivero Leal, quien no tarda en responder: “Sí”, tajante, seco, directo.

“Cuando el Partido Acción Nacional logró el triunfo de la gubernatura en 2016 en alianza con el Partido de la Revolución Democrática, por lo general, después de la victoria hay una sinergia con la sociedad. Así lo pensamos en el PAN, que habría una fusión entre los partidos políticos y los ciudadanos; pero eso no sucedió”, dice el panista que como pocos en el estado conocen las entrañas de este partido.

Para el maestro Ingeniero tras los triunfos del PAN “las puertas siempre estuvieron cerradas y por consecuencia la militancia no creció. Esto nos llevó a vicios que por mencionar un ejemplo, hoy tenemos tres presidentes de Comités que no han dado resultados y que se han reelecto una y otra vez, con el argumento de que ‘no hay nadie más para elegir’, eso nos lleva a una crisis política obvia”.

Y abunda: “Elegir a las mismas personas, con las mismas inercias, con los mismos vicios políticos, sin crecimiento de militantes y acciones que refresquen a la institución, pues al final del día, no hay avance político en nada”.

La entonación del panista en ciertas palabras nos refiere a sus pasiones y sus decepciones políticas, una de ellas es el desgaste del PAN con los ciudadanos. “El PAN siempre habló de ‘un cambio’, esa fue su consigna desde hace 30 años pero el PAN no cambia, ese es el tema”, afirma.

– ¿Cuándo entra en crisis política e ideológica el PAN en Quintana Roo?

– Rivero Leal reflexiona a sus adentros para después explicar: El PAN entra en crisis cuando se le empezó a dar un sueldo a todos los presidentes de Comités, a los presidentes de Comités municipales. Antes el recurso que había era para servicios a la ciudadanía, para la realización de eventos, para pagar luz, agua, teléfono en las oficinas. Eventos que generaban acercamiento con los ciudadanos, o bien que generaran un programa social en donde se agarra un tema que es importante para la sociedad, para las ciudades, colonias, etcétera. Pongo un ejemplo, en Chetumal desde tiempos de Mario Villanueva como gobernador, en donde lo que fue el IPAI o también el Ageproo, lo que generaron esos programas fue negocios. En vez de utilizar en bien de la sociedad esos programas, para expropiar tierras a los ejidos para desarrollar colonias para darle oportunidades a los que menos tienen, no se hizo, ¿qué sucede? Que ahora tenemos invasiones por todos lados.

– ¿Fue el dinero que todo lo corrompe?

– El PAN descuidó todos esos temas que son muy sensibles para la construcción de una sociedad. Los dirigentes, que llevan años en el cargo y se reeligen y se reeligen solo han hecho negocio y se olvidaron de ver a la sociedad.

– Por lo que usted me dice, parece ser que perpetuarse en los cargos dentro de la estructura del PAN, sino es fructífero en dotar al partido de presencia estatal, sí es muy lucrativo en las finanzas personales, ¿es así?

– Perpetuarse en el poder, en los cargos ha sido redituable económicamente para algunos panistas
Así es. Eso va en contra de todos los principios de Acción Nacional, pero estando en un cargo, abusando del recurso público, controlas a esa militancia, a los cuerpos colegiados, esos son los vicios que hay y que se pelearon en el pasado priista y que desde el PAN tanto luchamos para erradicarlos del país y del estado y cuando llegamos al gobierno, dilapidamos en la confianza ciudadana, todo en menos de tres años.
Lo vimos en la actitud de los diputados locales panista que tuvimos en la XV Legislatura que sus actos reprobables es de todos conocidos y que el castigo ciudadano se reflejo en las urnas.

Adiós al PAN en Quintana Roo

El PAN cumple 80 años este septiembre, ¿qué pueden festejar sus militantes en Quintana Roo? El problema de crisis política e ideológica del PAN es algo que ya lleva años estudiándose. Una solución la propuso hace un lustro el entonces director del Centro de Estudios, Documentación e Información sobre el PAN, Gerardo Ceballos, quien consideró que el partido debe desempolvar la doctrina que contiene los 10 principios sobre los cuales se creó al organismo: nación, persona, estado, orden, libertad, enseñanza, trabajo, iniciativa, propiedad, campo, economía, municipio, derecho y política. De no hacerlo, el PAN vive sus últimos años, sentenció.

¿Adiós al PAN en Quintana Roo?, se le pregunta a Rivero Leal y sin pensarlo mucho responde que en muchos escenarios sí. Y se explica: “La lógica del ciudadano es: si el PAN salió igual que el PRI o peor –habría que recordar la legislatura anterior con Pedro Flota y Eduardo Martínez a la cabeza, que junto con sus aliados fueron minando la confianza del quintanarroense en el Partido- ¿para qué votar por ellos?. Este grupito que se adueñó del PAN, dejaron y dejan una sensación totalmente adversa al partido frente al ciudadano y así pasó, nadie conocía a los candidatos de Morena pero votaron por ellos, porque el PAN con los dirigentes perpetuos que tiene, han demostrado fechorías y desatención a los ciudadanos”.

Por sus opiniones críticas al interior del partido, por su forma abierta y franca de decir las cosas y por ir contra corriente, el ingeniero Mario Rivero ha sido amenazado con ser expulsado de la filas del Partido. Hecho que parece ser, no le quita el sueño al chetumaleño. Las acusaciones son que ha hecho propaganda y ha promovido el voto para Morena.

Sonriente contesta: “El que acusa tiene que demostrar, en principio. No se puede difamar y denostar y más bien es una respuesta a que yo habló de que las cosas no se hicieron bien en el Congreso pasado, se debe a que digo que las cosas no se hacen bien en la dirigencia del PAN, y bueno, viene la renovación de la dirigencia estatal y el grupo que actualmente controla el partido tiene temor al cambio interno. Por y para ello utilizan al comité municipal de Othón P. Blanco para meterme presión de que me amonestan o me expulsan para que yo no pueda acceder a ser dirigente estatal, ese es el objetivo principal. Si tuvieran pruebas de que yo apoyé a otra fuerza política o que hice campaña a favor de otra fuerza política ya lo hubieran demostrado”.

Porque una costumbre política del PAN es patearse debajo de la mesa, no por nada Santiago Creel llamó a este acto “Fuego amigo”. Mario Rivero dice que en efecto es víctima del Fuego Amigo: “Se creó una cultura al interior del PAN que piensan que el partido es propiedad de unos cuantos y es que toda la vida han vivido de Acción Nacional, no saben trabajar. Son unos vividores de la política y encima, lo hacen mal. En mi caso yo tengo mi empresa, soy ingeniero, y también me he dedicado a la docencia en la Universidad”.

El ingeniero se detiene un momento, en un ejercicio de “mea culpa” externa: “Recuerdo que cuando termina el gobierno de Felipe Calderón y Josefina Vázquez Mota es la candidata de Acción Nacional y fue derrotada, en ese entonces varios de los que recién dejaron de ser diputados o senadores, y uno que todavía lo es, dijeron ‘qué vamos a hacer?´ entonces le pido la oportunidad a José Hadad que los meta al Partido para que tengan un sueldo pero que lo trabajen, que hagan militancia, y como todos en ese entonces nos dedicamos a nuestras labores empresariales para ganarnos la vida, los dejamos que trabajaran y cuando nos dimos cuenta de sus verdaderas intenciones, ya tenían el control del PAN en Quintana Roo”.

El Factor Morena

¿Hay solución o no a la crisis del PAN en Quintana Roo?, se le inquiere al panista rebelde. Pronto responde: “La solución sería que desde la Ciudad de México nombrarán a una delegación y que venga una persona ajena a este grupo y a cualquier otro para generar otra sinergia y darle la oportunidad al Partido de ser competitivo en las elecciones que vienen porque con la conformación de los partidos nuevos que vienen, y así lo muestran las tendencias en los partidos de Europa, es que los viejo partidos que no respetaron la confianza ciudadana y que legislaron en contra de sus pueblos, que los dañaron, que los defraudaron y robaron, pues el destino para esos partidos es la desaparición. Ahí esta el PRI, el PRD y el PAN seguirá esa trayectoria si no se hacen las cosas bien”.

Caray, parece ser que al PAN no le augura un buen futuro…, Rivero Leal no deja terminar la oración y ataja: “Los errores de Morena, que hagan ahora o en el futuro, el desgaste natural que tendrán, le dará la oportunidad a otros partidos políticos de ser útiles para la sociedad, el PAN podría aprovechar eso, pero el grupito de ahora, no tiene visión ni para eso”.

El panista concluye con seguridad de que sí la dirigencia estatal sigue concentrada en el mismo grupo, el futuro del PAN en el estado es quedarse como simples arietes de la vida política quintanarroense.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Mas recientes de Noticias

Ir Arriba