Paciente a punto de perder pie, por supuesta negligencia del IMSS

en Noticias

Cancún.- Un paciente con pie diabético podría perder su extremidad, luego de ser supuestamente atendido de forma negligente por el Instituto Mexicano del Seguro Social en Cancún. Pese a que el derechohabiente acudió a tiempo a sus revisiones, la clínica lo hizo esperar días y sus lesiones en el pie se le complicaron; ahora temen que pueda le sea amputado, incluso como represalia, luego que la familia denunciara el caso ante las oficinas de la Ciudad de México.

“Tiene un mes que él iba a su unidad; le decían que no tenía nada y que se fuera a trabajar; pero evidentemente cada día que pasaba se lastimaba más del pie; y ya este viernes (hace una semana) le dijimos que fuera al Seguro; solo así le dieron incapacidad, pero su pie ya estaba mal para el domingo y lo trajimos a Urgencias, donde lo tuvieron tres días; un médico pasaba y solo medio le limpiaban”, denunció entrevista el hijo del derechohabiente.

Poco a poco, la situación del paciente, José Alonso May Trujeque, quien se encuentra en el IMSS de la 510, en la cama 327 se complicó.
“El martes en la madrugada lo pasaron al edificio y ya nos dijeron que tenían que esperar la valoración de un médico, pero, hasta el jueves, ningún médico había pasado a verlo”, lamentó su hijo.
Al hablar con la jefa de cirujanos, esta le dijo que la infección aun no llegaba al hueso y él le rebatió si eso era lo que esperaba o qué harían. La funcionaria le respondió, no sin una discusión de por medio, que solicitaría entonces un cirujano y un quirófano, pero no descartó una amputación.
Al obtener negativas y mal trato, lograron contactar a las oficinas centrales del IMSS, de donde por fortuna tomaron cartas en el asunto de inmediato y lo intervinieron durante la madrugada de este viernes, indicó.

TEMEN REPRESALIAS
Sin embargo, revela el hijo del paciente que la situación está lejos de terminar, pues los doctores del IMSS siguen comportándose de manera grosera y déspota, ignorándolos. Ahora incluso temen que le amputen la extremidad como represalia por haber solicitado auxilio de la oficina de la Ciudad de México, lo que probablemente les costó un regaño o llamada de atención personal local.

“Me imagino que después de recibir la llamada les dijeron que había una responsabilidad y que había negligencia; quizá lo regañaron, pero el doctor ahora anda con una actitud super déspota; mi papá es muy nervioso y llegó a decir que había que quitarle dedos o la extremidad”, mencionó.
Pero además, dicen, el médico externó que su horario es de 7 a 2, y que, fuera de ahí, el paciente no es su responsabilidad. Y que incluso al querer interactuar con el médico, éste los ignoró.

“Un médico así no tiene derecho a tener este trabajo y tratar así a la gente”, se quejó.
La familia del paciente dice que les preocupa que este médico sea capaz de tomar represalias o se simplemente seguir con su negligencia y sus comentarios, los que ponen nervioso al señor May Trujeque. Analizan incluso poder trasladarlo a una clínica particular para que les den otro diagnóstico Algo que además es muy usual: que familiares trasladen a pacientes del IMSS simple y sencillamente para evitar los malos tratos que reciben constantemente del personal.

Han investigado e incluso contemplan la posibilidad de ir a un lugar donde le den un mejor tratamiento, como por ejemplo hacer uso de la cámara hiperbárica.
Concluye indicando que, pese a que puedan llevarse a su papá o no a otra clínica, analiza levantar una queja por la negligencia del personal del IMSS.

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Lo último de Noticias

Ir Arriba