Los moches del IMSS en la 4T

en Noticias/Sociedad

Por Gonzalo Hermosillo

El delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en Quintana Roo Flavio Carlos Rosado, es acusado y señalado de cometer delitos de corrupción con los permisos de obras sin contrato y el extravío de recursos propiedad de la Federación.

Trabajadores de ese organismo, denunciaron formalmente ante la Secretaría de la Función Pública, a la encargada de la subdelegación del organismo federal, Claudia Teresa Magaña Andrade, como la “cabecilla” de la compleja red de corrupción.

Los involucrados en los cobros irregulares lucran con el número de metros cuadrados de construcción, tipo de obra que se lleva a cabo y periodo de realización de la misma.

El grupo de vivales de la delegación del IMSS, realizan sus cálculos de acuerdo al monto total de mano de obra, realizando cobros a los propietarios de hoteles y grandes construcciones por los que cobran importantes dividendos que “deberían de ingresar a las arcas federales”.

Y es que estas cuotas se determinan por parte del Instituto, multiplicando el total de metros cuadrados de la construcción por el importe por metro cuadrado de acuerdo con las tablas de costos que se publican semestralmente en el Diario Oficial de la Federación.

Grabaciones presentadas por los trabajadores, exponen cómo los involucrados (Claudia Teresa y Adrián Magaña Andrade) en complicidad con los encargados de las obras, “burlan” al organismo para evitar pagar realmente los permisos de construcción.

Según versiones de los trabajadores denunciantes, el Órgano Interno de Control (OIC) del IMSS investiga ya el bochornoso caso en donde se implica al polémico delegado Flavio Carlos Rosado. La carpeta de investigación es: 83703/2019/PPC/IMSS/DE6103
Los cobros van acorde al tamaño de la construcción.

A través de demanda ante la Secretaría de la Función Pública se detectaron por lo menos 10 casos irregulares en donde NO se cuenta con los permisos de construcción, mismos que fueron ilegalmente autorizados por la administración de Flavio Carlos Rosado.

Estas son las denuncias que nadie quiere ver, sobre todo el super delegado Arturo Abreu Marín, representante de los intereses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Claudia Teresa Magaña Andrade, encargada del despacho, realizó varias “operaciones” irregulares en donde se desconoce el detrimento real del patrimonio institucional.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Mas recientes de Noticias

Ir Arriba