Los muertos y las tumbas: Negocio del Verde

en Noticias/Política/Reportajes/Sociedad

Sin duda alguna, pese a que haya acuerdos entre MORENA y el Verde Ecologista para no hurgar en los negocios de los juniors borgistas y remberistas que durante seis años tuvieron en la administración municipal, hay cuestiones insostenibles que representan ya una investigación formal y oficial para castigar los excesos, como la malversación de recursos destinados a la seguridad, el tratamiento de la basura, las concesiones del transporte público, el alumbrado público, los pozos de absorción y pavimentación y ahora los panteones y la exhumación para revender los sepulcros en el panteón municipal “Los Olivos”.

Es insostenible para la presidenta municipal Mara Lezama ocultar éstas y más corruptelas de su antecesor Remberto Estrada Barba y sus séquito de juniors, por lo que el negocio de las tumbas y su reventa dado a conocer por el semanario Luces del Siglo, ya que no solo es la corrupción en volver a vender los lotes de los sepulcros, sino la exhumación clandestina de los cadáveres, principalmente de gentes que han sido abandonados por sus deudos.
Las 539 exhumaciones se hicieron en el trienio de Remberto Estrada Barba, único pilar del Verde Ecologista en la entidad, y todas presuntamente al margen de la ley, sin la debida autorización y cumpliendo con las normas de salud y los protocolos establecidos por la propia Fiscalía General del Estado, con el objetivo de revender los sepulcros y obtener jugosas ganancias al amparo del poder, es decir, corrupción.

La Operadora y Administradora de Bienes Municipales (OPABIEM) detectó estas irregularidades y de inmediato prometió abocarse a realizar una investigación exhaustiva que castigue todas estas anomalías, que se realizaron al margen de la ley, constituyéndose delitos la exhumación clandestina de cadáveres y la reventa de lotes –tumbas- pese a que muchos pagaron contratos por muchos años más al momento de su adquisición, lo que significa un descomunal fraude.

El asunto reventó preciosamente en el pasado festejo del Día de Muertos, en noviembre de 2018, cuando se suscitaron diversos problemas entre los deudos de familiares que supuestamente se encontraban en las tubas y que de repente aparecieron otros nombres y había otras familias llevando las clásicas ofrendas.
La OPABIEM tuvo que entrar al quite y poner orden, aunque para ello se vio en la necesidad de “reparar el daño” a más de 25 posesionarios legítimos de lotes –sepulcros- en donde fueron exhumados clandestinamente los cadáveres de familiares, que hasta la fecha se desconoce su paradero.
El titular de la OPABIEM Luis Moreno Porihe, destacó que con hasta ahorita las 539 exhumaciones realizadas corresponden a igual número de personas que acudieron a esta instancia para reclamar el destino de los cadáveres de sus familiares acaecidos y enterrados en el panteón municipal “Los Olivos”.

La reventa ilegal de estos lotes en el panteón municipal “Los Olivos” se calcula que dejó una ganancia – al menos las que corresponden a las 539 exhumaciones clandestinas- de más de 3 millones 733 mil pesos.
La OPABIEM ya trabaja con el área jurídica del Ayuntamiento de Benito Juárez para que se investiguen estos hechos que son constitutivos de delitos penales y civiles, ya que no se van a proteger actos de corrupción ni de impunidad. Las pruebas se recaban para presentar una denuncia sólida y firme.
De entrada la propia normatividad indica que los cuerpos no deben exhumarse sino hasta después de seis años, que es el plazo de total descomposición establecido por la Secretaría de Salud, sin embargo en muchos de los casos esto no fue respetado.
De entrada las 25 personas afectadas entablarán una denuncia penal contra quienes resulten responsables – exfuncionarios de Remberto Estrada del partido Verde Ecologista-, pese a que se les asignó otros sepulcros para que depositaran los restos de sus familiares, se comprobó que no cumplieron los seis años ni se justificaba la exhumación.

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Lo último de Noticias

Ir Arriba