La codicia de Félix González Canto y Roberto Borge queda nuevamente al descubierto

en Noticias/Reportajes

Las Villas Juveniles del CREA fueron vendidas en 38 millones de pesos por el Instituto del Patrimonio Estatal de Quintana Roo (IPAE) a la firma Caveri, esto en el sexenio de Roberto Borge. Sin embargo el precio real, simplemente del terreno es de aproximadamente 200 millones de pesos.

La venta de las Villas Juveniles del CREA fue oscura, y con rasgos siniestros, pues nunca existió licitación alguna, ni se respetó el “Derecho del Tanto” que tiene la cooperativa Chac Chi sobre la compra del terreno.
El IPAE nunca les notificó que dichos terrenos estaban en venta, y mucho menos les dio el beneficio de ofrecerles la compra de los mismos.

El gobierno de Carlos Joaquín González se ha propuesto ir al fondo sobre este asunto. A través de un comunicado, el Gobierno del Estado informó que la Agencia de Proyectos Estratégicos (Agepro) promovió tres juicios civiles instaurados en contra de Caveri, para recuperar los tres predios que componen las Villas Juveniles del CREA.

“Hoy hemos avanzado en hacer justicia para los quintanarroenses al obtener la posesión de los predios”, explicó Carlos Joaquín, a través de un comunicado.
Los referidos lotes tienen un valor aproximado de más de 4 mil dólares por metro cuadrado, y fueron vendidos muy por debajo de su valor en la administración de Roberto Borge.

Historia de las Villas Juveniles

Creadas en 1973 en el sexenio de Luis Echeverría a través del entonces Fondo Nacional de Turismo, las Villas Juveniles tenían el fin de impulsar el turismo “social” y el intercambio estudiantil con otras naciones.
Silvia Hernández, la súpersecretaria del sexenio lopezportillista, despachaba el multimillonario presupuesto para dirigir el Consejo Nacional de Recursos para la Atención de la Juventud. El 29 de diciembre de 1976, José López Portillo transformó el
Instituto Nacional de la Juventud Mexicana (Injuve) en el Consejo Nacional de Recursos para la Atención de la Juventud (CREA). En Quintana Roo, José López Portillo entregaba el inmueble “a la juventud”. En ese entonces las Villas Juveniles contaban con 650 camas y funcionaban de manera exitosa.

Las Villas Juveniles del CREA funcionaba como un hostal, con bloques de cuartos con seis camas cada uno, tres literas de madera en fila, sin puertas y baños comunes por piso con una buena regadera. Era un concepto que querían vender como “un concepto de turismo joven”, con desayuno incluido, con animadores para varios entretenimientos colectivos y, por supuesto, la mejor playa de México: Cancún.
Pero era un proyecto personal de López Portillo, así que cuando terminó el sexenio del hijo y nieto de escritores, los gobiernos estatales abandonaron pronto el proyecto que murió en el sexenio de Ernesto Zedillo, en los tiempos en que en Quintana Roo era gobernado por Mario Villanueva y el narcotráfico y la bonanza eran abundantes.

El CREA dio paso a la Comisión Nacional del Deporte (Conade). Desde 1982 el proyecto se había abandonado y sobrevivió 15 años mendigando dinero del presupuesto de turismo. Así fue que el CREA fue ignorado por el gobierno de Pedro Joaquín Coldwell, ninguneado por el gobierno de Miguel Borge Martín y desmantelado en el gobierno de Mario Villanueva.

En el gobierno de Joaquín Hendricks Díaz el inmueble quedó en total abandono. Al inicio del gobierno de Félix González Canto, las Villas Juveniles del exCREA tuvieron un nuevo impulso, aunque sea fue en la palabra. Vicente Fox y su secretario de Educación, Reyes Tamez vieron las villas y la quisieron convertir en un hotel-escuela en el que anunciaron una inversión de 22 millones de pesos y en el que participarían la Universidad del Caribe, el Instituto de Turismo y Hotelería de Québec, la Comisión para la Juventud y el Deporte y el Grupo Xcaret.

Así fue anunciado, un proyecto que contemplaba seminarios, seis salas de trabajo, dos auditorios, una terraza para eventos, seis habitaciones para docentes, restaurantes, área de alberca, edificio de usos múltiples y terraza bar. La cifra de inversión subió entonces a 33 millones de pesos para remodelar las instalaciones de siete mil 540 metros cuadrados. El dinero fue liberado pero nada se hizo. ¿Dónde quedo?

Félix González Canto, el mago del dinero

En el gobierno de González Canto “remodeló” el área de la alberca, la cisterna y los exteriores del inmueble, y justificó así el gasto del dinero que dio el Gobierno Federal. Tras el huracán Wilma, las Villas Juveniles quedaron afectadas y lo hecho por el gobierno de Félix no sirvió de nada. La Comisión de Infraestructura Educativa de Quintana Roo (Cieqroo) determinó que para rehabilitar las instalaciones se requerían seis millones de pesos, cantidad que fue solicitada al Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) quien liberó 1.3 millones de pesos que no fueron invertidos y el inmueble quedó sumido en el abandono.

Félix González Canto y Ricardo Antonio Vega Serrador, el llamado Zar de las gasolineras fueron y son grandes amigos. Todo el que conoce a Ricardo Antonio Vega Serrador sabe que su figura ha crecido a la sombra de los exgobernadores Félix González Canto y Roberto Borge. El empresario mejor conocido como “El Zar de las gasolineras” ha sido señalado una y otra vez como uno de los empresarios beneficiarios de la dupla Félix-Borge quien le “regaló” varios predios muy por debajo de su valor real.

Caveri Servicios Inmobiliarios es una empresa que se ha adueñado del fraccionamiento Villas de la Juventud del CREA. Durante la gestión del exgobernador Félix González Canto, la empresa Caveri Servicios Inmobiliarios compró al Instituto del Patrimonio Inmobiliario del Estado (IPAE) los terrenos de las Villas Juveniles del CREA. El precio que pagó la empresa inmobiliaria es muy inferior al precio real de los terrenos. La empresa Caveri logró que el municipio de Benito Juárez cambiara el uso de suelo de los terrenos con el fin de desarrollar ahí condominios de 20 pisos, con una densidad de 70 a 170 habitaciones.
Caveri tiene como uno de sus socios al empresario Ricardo Vega Serrador. La empresa ha alegado que las obras y el cambio de uso de suelo tienen el aval de las autoridades y que cuenta con la concesión federal correspondiente y con los permisos autorizados por la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat).
Pero tales permisos no existen, incluso, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), no tiene registró alguno de que grupo “Caveri Servicios Inmobiliarios” cuente con alguna autorización o proyecto autorizado en dicha área federal.

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Lo último de Noticias

Ir Arriba